Tag Archives: Mademoiselle Chanel

Chanel No. 5: La nueva Eau Premiére

5 May

 

Image

No. 5 Eau Première, 2014 / Foto: cortesía Chanel

TERCERA PARTE: LA REINTERPRETACIÓN DEL CLÁSICO

Hoy, Chanel No. 5 cumple 93 años y, como ya sabemos ahora, se convirtió el siglo pasado en la fragancia más vendida de todos los tiempos; era algo aspiracional, todas las mujeres querían tener una botella del perfume.

Y como hasta los clásicos necesitan reinventarse de vez en cuando, fue el perfumista de Chanel desde 1978, Jacques Polge, quien hizo la primera reinterpretación en 1986: el Eau de Parfum No 5.

21 años más tarde, en 2007, el mismo Monsieur Polge creó Chanel No. 5 Eau Première, una nueva versión del clásico, más suave, fresca y delicada que la original. Ahora, siete años después, el envase alargado se transforma, pero el aroma es el mismo. Y que mejor día para dar a conocer el nuevo frasco que el 5 de mayo, la fecha favorita de Mademoiselle Chanel.

Image

Antiguo frasco del Chanel No. 5 Eau Première

Así es Chanel No. 5, un perfume clásico, atemporal; ha inspirado tanto a hombres como mujeres, ha influído en el mundo del arte y se ha ganado el título del perfume más icónico del Siglo XX. Con lo único que dormía Marilyn Monroe eran “unas gotas de Chanel No. 5”; en 1959, el Museum of Modern Art (MOMA) de Nueva York incluyó el perfume en su colección permanente, Andy Warhol le dedicó al perfume una serie de nueve serigrafías, las mujeres más bellas –y un hombre espectacular– han servido de embajadores.

Lleva años formar un clásico, celebremos el 93 aniversario de este perfume y el nuevo frasco del Eau Première y, ahora que viene el Día de las Madres, considéralo como un gran regalo.

Video Chanel No. 5  No dejes de ver esta belleza de video, entenderás perfectamente la esencia del fantástico perfume.

Warhol

Obra de Warhol inspirada en la botella del Chanel No. 5

Chanel No. 5: La historia detrás del aroma

30 Apr

Image

“Una mujer debe ponerse perfume en los lugares en que le gustaría ser besada”

Coco Chanel

SEGUNDA PARTE: LA FRAGANCIA

Para crear su obra maestra, Mademoiselle Chanel necesitaba a alguien extraordinario, alguien experto en el arte de los perfumes: Ernest Beaux. Ruso de padres franceses y perfumista de los zares; nació y vivió en Moscú, donde trabajó para la casa rusa de perfumes más importante de la época: Alphonse Rallet & Co. En 1920, el gran duque Dmitri Pavlovich de Rusia, amante de Chanel, presentó a la diseñadora con el perfumista.

Beaux rompió los patrones de las fragancias de la época, en los que normalmente predominaba el aroma de una sola flor. La fórmula incluía aldehídos: compuestos sintéticos que levantan y exaltan los aromas de flores, haciendo que la fragancia fuera más intensa de lo que se conocía hasta entonces, era la primera vez en la historia de la perfumería que se usaba algo así.

El perfumista le presentó 10 fórmulas a Mademoiselle; numeradas del 1 al 5 y del 20 al 24. Chanel eligió la número 5. Dicen que era su número de suerte, ya que ella presentaba sus colecciones los días 5 del quinto mes: mayo. La fragancia es un bouquet de 80 aromas entre los que predominan el jazmín, la rosa de mayo, el ilang-ilang, la flor de azahar, el sándalo y la vainilla.

El nombre, aroma y frasco del No 5 no se parecían a nada. El empaque blanco y negro es el mismo que conocemos en estos días. La botella era demasiado sencilla para una época en donde predominaban creaciones de Lalique y Baccarat; era prácticamente un frasco de laboratorio: sobrio, con líneas y ángulos rectos, elegante y con una etiqueta súper sencilla. Contra todo pronóstico, eso fascinó a los clientes.

Uno de los secretos del perfume es la calidad de sus ingredientes. Los aceites esenciales eran extraídos de flores cultivadas en Grasse bajo estrictas normas de calidad. El día de hoy, la casa francesa cultiva ahí sus propios campos de las flores cuyas esencias conformarán las fragancias actuales.

El No. 5 es una manifestación inconfundible de feminidad. Es una fragancia que marcó el antes y después de los perfumes; Gabrielle decidió que quería dar a la mujer un perfume artificial, es decir fabricado. “Quiero un perfume compuesto”, algo que logró gracias a los aldehídos.

Otra vez Chanel se adelantó a su tiempo y esta vez, su visión también fue un éxito; tanto, que es el perfume más vendido de la historia desde su lanzamiento en 1921. Modernidad absoluta de esa época que sigue vigente estos días.

Todavía tengo una entrega más de esta, la increíble historia de una de las fragancias más icónicas jamás creadas.

Chanel No. 5: La historia detrás de un ícono

28 Apr
Image

Anuncio de Harper’s Bazaar en 1937 / Foto de François Kollar © Ministère de la Culture – Médiathèque du Patrimoine

PRIMERA PARTE: LA MUJER DETRÁS DEL PERFUME

Para entender de dónde viene Chanel No. 5, el perfume que más se ha vendido en el mundo desde su lanzamiento en 1921, hay que conocer su fabulosa historia y quien fue su creadora: la mismísima Gabrielle Coco Chanel.

La fragancia rompió con todos los cánones de una época en la que los perfumes compuestos por una sola flor eran la norma; Mademoiselle Chanel quería una fragancia que fuera como ella: ultra moderna, vanguardista, que se rigiera con sus propias reglas y que fuera la quintaesencia de la feminidad.

Chanel fue la primera diseñadora –o couturière– como se les conocía entonces, en lanzar su propio aroma. Ella buscaba una fragancia que fuera “el perfume de una mujer con el aroma de una mujer,” así empezó la creación del No. 5.

Coco siempre fue una sobreviviente, su madre murió cuando ella tenía 12 años y fue enviada a un convento en la ciudad francés de Corrèze, varios años después, se estableció en París como amante de un capitán inglés: “Boy” Capel; en esa ciudad empezó a vender sombreros en el número 21 de la rue Cambon y… el resto es historia.

Era ambiciosa, sabía lo que quería y siempre lo consiguió; era una mujer adelantada a su tiempo, rompía constantemente las reglas y evolucionaba. A finales de la Primera Guerra Mundial, Chanel era ya la costurera de la clase alta, conoció a mucha gente importante y uso esas conexiones a su favor. Durante la Segunda Guerra Mundial, colaboró con los alemanes y el gobierno de Vichy durante la ocupación de Francia, traición a su patria que no le gustaba ventilar.

Poco antes del lanzamiento, invitó a sus amigos más cercanos a una cena en la ciudad de Grasse, la capital mundial del perfume, y les presentó el No. 5. Todos quedaron cautivados por la deliciosa y original fragancia. Así nació un icono, así nació el perfume más famoso del Siglo XX, el más vendido en la historia de la perfumería. La presentación oficial fue el 5 de mayo de 1921 en su boutique de Rue Cambon, en París.

En 1937, por primera vez se vio aparecer a Mademoiselle Chanel en un anuncio de la fragancia; ella fue fotografiada por Francois Kollard en el hotel Ritz de París y la publicidad apareció en la revista Harper’s Bazaar de EUA. Para entonces, el perfume era aspiracional, algo que todas las mujeres querían tener. Al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando las tropas estadounidenses liberaron París, los soldados hacían cola en la boutique de Rue Cambon para llevarle a sus novias y esposas un frasco del tan codiciado aroma.

A lo largo de su historia, Chanel No 5 ha tenido distintas embajadoras, esta lista empezó con Coco en 1937, con el anuncio en Harper’s Bazaar. La lista de embajadoras de la fragancia incluye a Susy Parker, Cheryl Tiegs, Jean Shrimpton, Catherine Deneuve, Carole Bouquet, Stella Warrent, Nicole Kidman, Audrey Tatou y hace un par de años, el primer hombre embajador del perfume: Brad Pitt. En 2013 la publicidad consistió en el audio de una entrevista hecha en 1960 en la que Marilyn Monroe confesó que sólo dormía con su Chanel No. 5. Todas estas campañas han sido unas joyas, creadas por talentos como Ridley Scott y Baz Luhrrmann.

La creación de la fragancia es también fascinante: el perfumista, las flores, el frasco, la caja; todo fue cuidadosamente supervisado por Mademoiselle Chanel. Esa historia la presentaré en la segunda entrega de Chanel No. 5: el nacimiento de una leyenda.