Tag Archives: Gelish

Los “nail bars” favoritos en la Ciudad de México

24 Jun
La Esmalteria 05

La Esmaltaría está en el Pedregal, al sur de la Ciudad de México

Nada tiene de malo el manicure como se hacía antes: en casa o en el salón de belleza más cercano. El gusto por lo sofisticado dio origen a los “nail bars”, sitios donde el culto al mani-pedi se lleva a cabo de las más deliciosas maneras.

Lo agradable se agradece; cuando fui por primera vez a un “nail bar” supe que no volvería a “hacerme” las manos o los pies en un lugar que no ofreciera detalles como sillones con masaje, cafecito hecho al momento y productos creados especialmente para la ocasión. Aquí les dejo los lugares que conquistaron a nuestras manos y pies en la Ciudad de México:

Handlab Santa Fe 3

Este es el Handlab de Santa Fe

Hand Lab: Fue el primero en abrir en la ciudad, en Polanco. El diseño minimalista le da un toque moderno, todo está en orden y no hay nada fuera de su lugar. La felicidad llegó cuando me senté en uno de sus sillones con masaje, el estrés se derrite mientras tomas un café de Starbucks; cuando metí los pies en el agua caliente, me relajé por completo. Sus manicuristas tienen buena mano; especialmente cuando hacen el masaje del Lab Cure Hands & Feet, el servicio más completo que incluye manicure y pedicure, exfoliación con productos Malin+Goetz y masajito con crema. Los barnices son de Essie y Gelish. Tienen 3 locales: Edgar Allan Poe 308, primer piso, Polanco / Tel. 4040 7350; Av. Santa Fe 498, primer piso, Santa Fe / Tel. 4040 7351 y Crater 436 (entre Risco y Lava), Pedregal San Ángel / Tel. 4040 7352.

La Esmalteria 01

La Esmaltaría es un lugar muy relajado

La Esmaltería: En unos meses conquistó a las sureñas, me encanta su nombre. Su “look and feel” es divertido y desenfadado; los servicios son de primera. Las estaciones individuales para hacer el mani son cómodas y están bien organizadas; las manicuristas hacen su trabajo con todo el cuidado del mundo. Los barnices de Jessica Nails, tanto los normales como los de gel, son maravillosos; el manicure me duró más que con otras marcas de esmaltes. El sillón del pedicure podría ser el de tu casa, cómodo y alto. El “Brazilian” es una belleza: te ahorras el remojón de manos pues te ponen unos guantes que traen keratina y ablanda los pellejitos. Si el nail art es lo tuyo, este es el lugar para hacértelo. Está en el centro comercial Grand Pedregal: Av. de las Fuentes, Pedregal San Ángel / Tel. 51350279.

Hand Spa 02

El diseño de Hand Spa es una belleza, igual que los servicios

Hand Spa: Está increíblemente puesto, su diseño te fascinará. Robertha y Daniella Hakim y su mamá: Alma Vázquez; diseñaron todo con mucho cariño. Sus barnices son Opi, Essie y Morgan Taylor, el esmalte tradicional de la marca Gelish. Tiene una cabina privada para dos personas, por si quieres ir con tu mejor amiga y chismear a gusto. Tiene un coffee bar que ofrece jugos, tés, crudités y fruta; también hay Clamato, por si llegas cruda; su barra de snacks es adictiva. Las cremas y exfoliantes fueron creados especialmente para Hand Spa, hay de 15 aromas y son orgánicos. Este local es un gran lugar. Está en Prado Norte 460, 1 piso, Lomas de Chapultepec / Tel. 6585 7892.

TWR 01

The White Room es discreto, sus sillones son lo máximo

The White Room: Es un discreto local en Polanco que las mujeres de ese barrio adoran. Erika Bianca llegó a México hace unos años y no encontraba un lugar padre para hacerse man-pedi, así que puso el suyo. Todo es blanco y bonito, los sillones individuales son la máxima comodidad, las manicuristas muy profesionales y los servicios de primera. Hay barnices Essie, Gelish y Chanel, mismos que te aplican mientras oyes la mejor música lounge. También hay servicio de dry bar y, si se te antoja una copa de prosecco o un té, te lo dan. La cosa ahí es disfrutar y tomarla con calma, algo que nos encanta. The White Room está en Polanco: Newton 7 / Tel. 52803174.

¿Cuál es tu “nail bar” favorito? Aquí ya tienes cuatro de donde elegir, en distintos puntos de la ciudad.

Me despido con las uñas frescas.

Quita el gel de tus uñas en casa

18 Jun

IMG_2580

18 de junio, 2014

El gel para las uñas –o gelish– es de las mejores cosas que se han inventado en muchos años en el mundo de la belleza; puedes pintar, lavar platos, hacer jardinería y abrir paquetes sin que tu manicure sufra daño alguno. El problema viene cuando tus uñas crecen y se crea un espacio que ya no tiene color entre la cutícula y el gel; es momento de quitarlo.

Y como todo en la vida tiene un precio, quitar el gel de tus uñas es todo un trámite que tiene chiste y maña; de por sí estas se maltratan con él, hay que tener cuidado de removerlo con cariño, paciencia y dedicación, para que cada uña se lastime lo menos posible en el proceso.

El salón es muy buen lugar para quitarte el gel, pero si no quieres pagar extra por hacerlo, llevar a cabo la operación en tu casa es perfectamente aceptable si sigues los pasos sugeridos.

Lo que necesitas es: acetona de verdad (no “quita esmalte”), lo venden en la farmacia; algodón, 10 tiras de papel aluminio de 3 por 8 centímetros, 10 pedazos de diurex y, por lo menos, 20 minutos. Si te jalaste un padrastro o tienes el dedo o la uña lastimada, espera hasta que sane ya que el acetona provocará mucho ardor en la herida. ¿Lista?

IMG_2588

  • Lima un poco el brillo/sellador de la superficie de cada una de las uñas.
  • Toma un pequeño pedazo de algodón (lo suficientemente grande como para cubrir la uña en cuestión) y empápalo de acetona.
  • Colócalo directamente sobre el gel, cuidando que toda la superficie con color quede cubierta.
  • Agarra una tira de papel aluminio, dóblala a la mitad, de tal forma que quede más o menos de 1.5 centímetros de ancho; ahora “enrolla” la tira sobre la uña.
  • Toma un pedazo de diurex y pega el extremo del papel aluminio para sujetar la tira y que no se caiga. (Ese truco es mío, así logré mantener el papel aluminio en su lugar…)
  • Repite la operación en cada dedo y espera por lo menos 15 minutos (lo ideal son 20).
  • Ve quitando un envoltorio a la vez, el gel debe de estar lo suficientemente suave como para quitarlo con un palito de naranja o con una espátula pequeña de metal. Si sigue duro es que no estuvo cubierto por el algodón con acetona por tiempo suficiente, moja otra vez el algodón y vuelve a envolver el dedo.
  • Pasa el palito de naranjo o la mini espátula por la superficie de la uña, quitando el gel suavemente y con cuidado.
  • Una vez quitado el gel, moja un algodón con acetona y limpia cada uña.
  • Remoja las manos en un recipiente con agua tibia para quitar cualquier residuo de gel.
  • Aplica aceite de almendras en cada uña, para humectarla y “consentirla” un poco después de haber aguantado el gel tantos días.
  • No las pintes ese día, déjalas descansar un poco.

IMG_2596

 

Listo, así de fácil. Al día siguiente estarás lista para tu manicure de costumbre. No recomiendo aplicar gel siempre; las uñas se debilitan. Lo mejor es que las dejes descansar y uses un barniz normal, para que se recuperen un poco del daño del gel; es recomendado por lo menos un par de semanas de descanso.

IMG_2606

La belleza de los “nail bars”

3 Jun

Image

Nota: Queridas lectoras, Hand Lab Satélite cerró, pero pueden ir al de Polanco, al de Santa Fe o al nuevo que acaba de abrir en el Pedregal, al sur de la Ciudad de México (Crater, entre Risco y Lava).

La temporada más cálida del año –que en la Ciudad de México pinta para ser un verano pasado por agua y temperaturas bajas para nuestros estándares de calor– está por iniciar. Desde hace unos días tenía ganas de saber cuáles son los colores que Gelish lanzó para esta época.

Image

Estos son los colores de verano de los Gelish, ¡están increíbles!

Image

Rosas de temporada

Así que decidí ir a conocer el nuevo local de mi nail bar favorito: Hand Lab Satélite. Esta pequeña empresa fue de las primeras en tener un lugar para manicure, pedicure y masajes digno de una gran ciudad. “Nail bars” les dicen ahora: bien montados, con un concepto original de diseño, fantásticas manicuristas, muchas revistas, café, barnices Gelish y Essie y productos de la marca Malin+Goetz, que nos fascinan; están hechos con ingredientes naturales y huelen delicioso.

Image

Paulina Ennis y Megan Davis tuvieron la visión de crear Hand Lab hace poco más de tres años, el concepto de nail bar ­–un salón totalmente dedicado a la belleza de las uñas de pies y manos– todavía no existía en México; ahora ya son tres los locales que tienen en la Ciudad de México y, seguramente, vendrán más (oigan, hace falta uno en el Sur). El primero fue el de Polanco, después siguió Santa Fe y ahora llega Satélite.

Cuando digo que es mi nail bar favorito, lo afirmo con conocimiento de causa: desde que lo descubrí no me hago las uñas en ningún otro lugar.

Image

Mi amiga Ximena vino conmigo, nos hicimos un servicio llamado “Lab Works” (MX$349 manos y MX$449 pies), que incluye: manicure, un exfoliante delicioso, mascarilla hidratante de sales marinas, masajito y crema de vitamina B5 de Malin+Goetz. Hay distintos servicios, todos incluyen manicure, masaje y crema; el más sencillo es “Lab Cure” (MX$249 manos y MX$299 pies). El cambio de barniz cuesta MX$149 en manos y $199 en pies, pero si te haces los dos sale en MX$499. El costo de la aplicación de los barnices Gelish es de MX$200.

Image

Manicure con barniz de Essie, este tono se llama Romper Room.

Los sillones de Hand Lab son únicos, dan masaje de la intensidad que tu eliges mientras manos expertas te hacen pedicure y te masajean delicioso los pies y las piernas; la tinita de hidromasaje con agua caliente es fantástica. ¿Necesitas relajarte? Ya sabes en donde hacerlo.

Image

En Satélite tienen depilación de cara con “threading”, la técnica del hilo que, honestamente, es una maravilla porque no duele nada (MX$190); el “Lab Rub” es un masaje de espalda, cuello y pies (MX$99), dura 10 minutos y es perfecto para una pausa relajante a la mitad de tu ajetreado día.

Volviendo al tema del Gelish, los colores de verano están increíbles, mucho neón y unos rosas muy cool. Si te hiciste manicure con gel y necesitas dejar descansar las uñas, te recomiendo aplicar la base de proteína (MX$20) para fortalecértelas, después de ponértela, sólo te las puedes pintar con barniz normal, nada de gel por un rato. Mi gel lo hizo Jeanette y le quedó perfecto, pregunta por ella.

Image

¡Manicure de gel listo!

¿Tienen uñas de acrílico? No, ese servicio no lo ofrecen, pero el gel es mucho más recomendable para la salud de las uñas que el acrílico… sin contar que con gel se ven mucho más bonitas. Si eres fan de las gruesas, cuadradas ­–y muy poco naturales– uñas de acrílico, dale una oportunidad al gel, estoy segura de que no te defraudará.

Aquí las direcciones y datos de cada local:

Santa Fe: Av. Santa Fe 498, primer piso (arriba de City Market) /                                                                                                                                                               Tel. 4040 7351

Polanco: Edgar Allan Poe 308 (esquina con Homero), segundo piso /                                                                                                                                                      Tel. 4040 7350

Pedregal: Crater 436, entre Risco y Lava /                                                                                                                                                                    Tel. 4040 7352

Image

¡Di no a las uñas de acrílico!

14 Feb
Image

Foto: Pinterest / Manicure de Botanic Nails

En este mundo hay de todo y para todos, que bueno que a cada quien le gustan cosas diferentes y que cada una le saque provecho a sus mejores cualidades físicas; pero existen modas, especialmente en el mundo de la belleza que no se le ven bien a nadie, entre ellas: las cejas tatuadas, el delineador permanente, el maquillaje estilo Kardashian, el bronceado demasiado intenso… y las uñas de acrílico, especialmente si son decoradas.

Si las usas y me quieres mentar la madre, asumo me responsabilidad y defiendo tu libertad de hacer con tus uñas lo que te de la gana, pero…

Déjenme exponer mis teorías: Partamos de la base de que en el mundo de la belleza, todo lo que ayuda y mejora la apariencia funciona mejor si se ve natural. El blush mal aplicado y en un color que no sea igual o lo más parecido al que te sale en la cara cuando haces ejercicio se ve mal. Una ceja delineada o tatuada que se ve como si hubiera sido hecha con un Sharpie… artificial. Un relleno de labios que te los dejó como si te hubiera picado una abeja… fatal. Un autobronceador que te dejó color zanahoria… muy mal. ¿Ya captaron? Cuando pruebes algo nuevo y tengas duda, hazte esta pregunta: ¿se ve natural? ¿No? Ni lo compres, ni te lo inyectes, ni te lo untes.

Image

Sin palabras… / Foto: Pinterest

Las uñas de acrílico se ven todo, menos naturales. Seamos realistas: se ven gordas, normalmente te las dejan extra cuadradas (con admirables excepciones que he visto un par de veces) y, para acabarla de arruinar, con un manicure francés que se dejó de usar en 1991. Es muy raro el caso en que estas se ven naturales, aquí el mejor ejemplo que encontré:

Image

Foto: Pinterest / Las más naturales que encontré

Ya de la uña de acrílico y, además, decorada… mejor ni hablamos. Me parece cursi y de muy mal gusto. Ojo, una cosa es el nail art, que se ve lindo en las veinteañaeras y otra muy distinta la decoración con moñitos, diamantes, flores y texturas exóticas. ¡Por favor, no!

Image

La imagen habla por si sola… / Foto: Pinterest

Disculpe usted, señora, señorita, pero las uñas de acrílico se ven corrientes. Punto. Menos es más, casi siempre; el acrílico sin duda es demasiado.

Dejemos mi opinión personal a un lado y pasemos al hecho de que el acrílico, cuando lo usas durante mucho tiempo, debilita considerablemente la uña; tanto que, cuando las dejas de usar, las tuyas se descarapelan con facilidad y quedan súper débiles. Se tardan en recuperar varios meses, pero eso ya lo sabes.

En cuestiones de limpieza, si por cualquier cosa tu uña de acrílico se desprende un poco, el espacio que queda entre esta y tu uña natural es el lugar ideal para que hongos y bacterias se reproduzcan a sus anchas. Y una uña con hongos no es una cosa bonita.

Ahora, si eres de las que se muerden las uñas y no lo puede controlar, tal vez sean una buena opción para que las tuyas crezcan y se recuperen del daño que les haces todos los días. Pero pídelas cortas, redondeadas y lo más delgadas posible.

Da el saltito, moderniza tu look, prueba el manicure tradicional; además, te ahorrarás mucho dinero y citas para que te retoquen el acrílico. También puedes intentar con el Gelish, se ve mas natural que el acrílico y eso es justamente lo que queremos. Ojo: el Gelish también debilita las uñas, pero no tanto como el acrílico.

Las dejo con las uñas naturales recién manicuradas y pintadas con un tono rosa chicle divino.