Archive | Historia RSS feed for this section

20 datos de la historia del maquillaje

23 May

National Geographic

23 de mayo, 2017

Mucho ha tenido que pasar para que lleguen a tus manos lipsticks, rímel y demás productos de maquillaje. La historia empieza desde los egipcios, pasando por el renacimiento, la era victoriana y hasta el nacimiento de la industria cosmética como la conocemos ahora.

Las mujeres de la antigüedad tenían que hacer barbaridad y media para verse blancas o lograr tener los labios rojos. Se aplicaban productos que contenían arsénico, este les iba comiendo la piel poco a poco, entonces se ponían más…

La emperatriz china Wu Zetian, Catalina de Medici y la reina Isabel I de Inglaterra.

Afortunadamente la química avanzó y se logró producir maquillaje en serie que no produce efectos secundarios, checa estos datos:

  1. Actualmente existen productos de toda textura y tonos; antes había pocos colores: rojo, verde, negro, amarillo, azul y blanco. Los ingredientes que se usaban para producirlos eran naturales e incluían tiza, dióxido de manganeso, carbón, lapislázuli y mina de cobre.
  2. El rojo lo conseguían con pigmento de cobre mezclado con óxido de hierro y grasa animal o vegetal. También machacaban pétalos de flores y lo usaban para dar color a los labios.
  3. Además de elementos naturales, como el uso de un insecto llamado quermes, también se usaban minerales extremadamente venenosos, por ejemplo, plomo rojo, cinabrio y sulfuro de mercurio.
  4. Uno de los ejemplos más refinados de cosméticos viene del Antiguo Egipto, del 1000 a. de C. Las egipcias amaban la química y el maquillaje; mezclaban ingredientes para crear desde hidratantes, lipsticks y blushes, hasta color para uñas. Su técnica más reconocida es el kohl que usaban para delinear los ojos, que era bastante tóxico.
  5. Antes, los contenedores para maquillaje eran de materiales como madera o vidrio. Arqueólogos han descubierto que esos eran para las mujeres de clases más bajas, mientras que los contenedores de metales preciosos eran para las clases nobles.
  6. A finales del siglo XVI, los cosméticos eran aplicados en privado, en una pequeña habitación que era estrictamente del dominio de las mujeres. Las más ricas tenían esclavas, conocidas como cosmetae, que las ayudaban con sus rutinas de belleza.
  7. En el siglo XVI, Venecia era la capital de la moda y el lugar al que los ricos iban a divertirse. Todo tipo de excesos, incluido el maquillaje, eran la moda. La regla era “más es más”; tenían que ocultar los efectos de andar de fiesta toda la noche.
  8. La italiana Catalina de Médici, esposa de Enrique II de Francia de 1547 a 1559, fue quien promovió el uso del maquillaje y el perfume en la corte francesa, además de una que otra receta de veneno para asesinar gente indeseable…
  9. En esa época, como en la Antigua Grecia, se usaba el tóxico bermellón para crear el rojo de los labios y el blush de la época.
  10. La reina Isabel I de Inglaterra (1533-1603) era muy aficionada a los productos de baño con aroma, éstos se guardaban en “sweet coffers” que incluían esencias para que las damas de compañía prepararan el baño de la reina. Después la maquillaban con polvo de porcelana pálida y labios rojos.
  11. En el renacimiento surgió la idea de que el maquillaje creaba un rostro falso, desde entonces se tiene esa relación de los cosméticos con la decepción de una “cara lavada”. Incluso, en Inglaterra se hizo una ley para “proteger a los caballeros que le proponían matrimonio a una mujer como resultado de sus adornos artificiales”.
  12. Para finales del siglo XVII, especialmente en Estados Unidos, cambió la forma de pensar debido a ideales políticos y una religión puritana que tenía al maquillaje como inaceptable, aunque una especie de mal necesario. De ahí el origen de la tendencia de un maquillaje natural, el equivalente al “no makeup” actual.
  13. Años después en Europa, a mediados del siglo XVIII, el rojo fuerte era común. El maquillaje se convirtió en un símbolo de estatus y las mujeres que lo usaban eran vistas como una especie de “it girls”.
  14. A lo largo de esos años prevaleció una tendencia en el maquillaje que sobrevive hasta el día de hoy: la piel pálida. Antes de que el bronceado estuviera de moda –tendencia que inició Cocó Chanel–, la piel que no era expuesta al sol estaba directamente ligada al estatus social; si eras blanca significaba que no tenías que trabajar en el campo y que eras un ama de casa con servicio a tu disposición.
  15. China también tiene historia: la emperatriz Wu Zetian tomaba polvo de perla, el cual se creía estimulaba la curación de la piel; también se lo aplicaba en la cara.
  16. En Francia, ser vestida y maquillada frente a una audiencia fue una práctica pública de las mujeres aristócratas. Fueron las pioneras de los tutoriales o las sesiones de fotos que tenemos ahora.
  17. Fue hasta 1780 cuando el blush estuvo disponible para comprar en perfumerías francesas. Quien tuviera el dinero suficiente, podía permitírselo. Aunque se sabe que las clases medias sí lo usaban, lo hacían de manera más sutil que las aristócratas.
  18. Para finales del siglo XVIII, había muchos blushes disponibles y los de origen vegetal eran los más buscados después de que los peligros del plomo y el sulfuro de mercurio eran conocidos por la población.
  19. En esa época, el blush estaba disponible en pequeños botes de cristal, podía ser aplicado con los dedos, con una brocha de pelo de camello, de pelo de pata de liebre o con una borla, dependiendo de la formulación.
  20. Para 1850 la producción de cosméticos se había convertido en una auténtica industria nacional en París. Esto marcó el comienzo de una disponibilidad comercial a una escala nunca antes vista.
Gold patch box 1

Caja francesa de oro para maquillaje (1783), propiedad del Metropolitan Museum of Art, NY.

Esto quiere decir que hace tan solo 167 años nació lo que hoy nos obsesiona: la industria del maquillaje. Hay mucha historia detrás de las sombras, lipsticks y cremas que usamos todos los días y que hoy se nos hacen súper normales.

Diptyque: aromas únicos y originales

18 May

18 de mayo, 2017

Es probable que si has oído hablar de Diptyque sea por sus velas aromáticas; te cuento que mucho antes de que éstas se pusieran de moda hace algunos años, la casa francesa ya las fabricaba. En realidad, la marca empezó con telas de diseños súper originales y curiosidades que uno de los tres fundadores traía de sus viajes.

Tres amigos se unieron para crear Diptyque, un diseñador de interiores, un pintor y un diseñador de sets. En 1961 abrieron su tienda en el Boulevard Saint-Germain no. 34, en París, ahora esa dirección es reconocida en el mundo del lujo. En 1963 presentaron su primera vela y fue un éxito rotundo, después siguieron los perfumes y, el resto es historia.

Todo en la marca está pensado hasta el último detalle; Desmond Knox-Leet, uno de los fundadores, eligió la forma de óvalo de las etiquetas, la tipografía utilizada y el diseño de los frascos, todo en blanco y negro.

Los aromas son súper especiales, generan emociones ligadas a la naturaleza, viajes, recuerdos, lugares y momentos mágicos de los creadores. La vela de té es algo tan único, que tendrían que olerla para entenderlo, una mezcla entre especias y olores dulces que es fantástica.

Las esencias para crear las líneas de velas, perfumes, jabones, productos de baño y aromatizantes son extraídas de las mejores materias primas naturales y escogidas meticulosamente.

Mi vela favorita es Tubéreuse, es la flor a todo lo que da, una verdadera delicia. En realidad, todas son fantásticas: Baies, Gardenia, la de canela, la de higo…

La casa francesa lleva más de 40 años produciendo unos perfumes únicos; estos fueron hechos para que los usen tanto hombres como mujeres. Mi consentido es L’Eau d’Ombre, la primera fragancia de la firma; es una deliciosa mezcla de canela, clavo, geranio, sándalo y rosa, lo que me gusta es que es floral y especiada a la vez. Otra cosa que me encanta es que la etiqueta trae una impresión que se puede ver a través del frasco en la parte de atrás, súper original.

Screen Shot 2017-05-18 at 10.48.38

El producto más nuevo es el difusor Hourglass, una belleza de diseño. Es como un reloj de arena que, en lugar de ella tiene líquido con fragancia que viaja de arriba a abajo cuando volteas el difusor. Dura varios meses y aromatiza alrededor de 30 m2. Esta belleza llega a México ahora en mayo.

Diptyque se vende alrededor del mundo en sus boutiques en París y en tiendas como Barneys New York y Liberty London, aquí en México la encuentras en exclusiva en El Palacio de Hierro de Polanco, Interlomas y Guadalajara. (El difusor Hourglass sólo está en Polanco).

17 perfumes que hicieron historia

3 May

 

3 de mayo, 2017

Los olores son capaces de transportarte a través del tiempo en un instante. Cuando huelo Colors de Benetton, me siento de 15 años; me acuerdo perfectamente la primera vez que olí Tresor de Lancôme: tenía 18 años y estaba en España, me pareció el perfume más maravilloso que había conocido hasta el momento y cuando me topo con L’Eau d’Issey, regreso a la universidad.

Perfumes van, perfumes vienen. Hay creaciones de perfumistas expertos que por distintas razones se convierten en fragancias de culto. Hay unas que se siguen produciendo, como Chanel No. 5 o Shalimar, otras ya no, pero marcaron una época y siempre serán recordadas.

Aquí les dejo un recorrido a través del tiempo, basado en los perfumes que rompieron moldes e hicieron historia:

 

Screen Shot 2017-05-01 at 17.31.29

En la década de los 20, Ernest Beaux logró mezclar el aroma de varias flores en un solo frasco y usó ingredientes sintéticos por primera vez en la historia; resulta que éste perfumista fue elegido por Mademosielle Chanel para hacer su perfume. Así nace Chanel No. 5, en 1921. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, los soldados estadounidenses hacían horas de cola para llevarle un frasco a la novia. Marilyn Monroe aseguró que dormía “con unas gotas de Chanel No. 5… y nada mas”. Se sigue produciendo hasta la fecha; es de los perfumes mejor vendidos de la historia.

Screen Shot 2017-05-01 at 17.32.58

La casa francesa Guerlain no podía quedarse atrás; en 1925 lanza Shalimar, supuestamente inspirado en Mumtaz Mahal, la mujer a la que le construyeron el Taj Mahal, en Agra, India. El nombre fue tomado por Jacques Guerlain de los Jardines de Shalimar, que están en Lahore, Pakistan. Fue el primer perfume con influencia oriental. Sigue produciéndose actualmente.

Joy

Los años 30 fueron marcados por Joy, del diseñador Jean Patou, en el año 2000 fue declarado “el perfume del siglo” por Fragrance Foundation FiFi Awards (el equivalente al Oscar de los perfumes), es decir, del siglo XX. Fue lanzado en 1929, en plena crisis económica mundial; sobra decir que fue un rotundo éxito. Sigue a la venta.

Screen Shot 2017-05-01 at 17.35.29

En 1947 la casa de Christia Dior lanza Miss Dior, creada en honor a Catherine, hermana del diseñador que estuvo en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, pues fue sorprendida ayudando a la Resistencia. Es floral y se sigue produciendo.

Screen Shot 2017-05-01 at 17.36.30

Nina Ricci lanza L’Air du Temps en 1948, es floral y especiada. Su frasco tiene dos palomas que simbolizan la tan anhelada paz después de la Segunda Guerra Mundial.

Primitif

Primitif de Max Factor fue de los primeros perfumes “accesibles” para gente que no compraba ropa de diseñador. Se lanzó en 1956, es floral y especiada. Fue muy popular en Estados Unidos, en Europa, Arpege de Lanvin era el hit en los 50, a pesar de que fue lanzada en 1927.

L'Interdit

L’Interdit de Givenchy fue muy popular en los años 60. El diseñador creó este perfume especialmente para Audrey Hepburn. Fue creado en 1957 y sólo lo usaba Hepburn. En 1960 se empezó a vender al público en general. En esos años, los jóvenes prefería oler a pachulí o a sándalo, muy silvestre y “flower power”.

Rive Gauche

Rive Gauche de Yves Saint Laurent fue de los perfumes más populares de la década de los setenta. Un floral absoluto, fue lanzado en 1971 cuando Saint Laurent abrió su boutique en la Rive Gauche del Sena, en París. En 1977, la casa lanza Opium, y fue un éxito total, rico, especiado y muy oriental. Era a lo que olían las disco queens.

Screen Shot 2017-05-01 at 17.40.30

Así llegaron los 80. Aromas y ambientes pesados, mucho dinero proveniente de la bolsa y la moda de la cocaína. Las mujeres poderosas y que llevaban hombreras, usaban el súper especiado Poison, de Dior.

En los noventa nacen varios perfumes de culto. Angel de Thierry Mugler fue como una revolución olfativa (1992), el primer perfume uni-sex que todo mundo usaba era CK One (1994), Trèsor de Lancôme conquistó al mundo en 1990 y nació la frescura del Eau Parfumée au Thé Vert de Bulgari o la famosísima L’Eau d’Issey, de Issey Miyake, ambas en 1992.

Con el nuevo siglo llegan Narciso Rodriguez for Her, en 2004 y la adorablemente dulce Flowerbomb de Viktor & Rolf nace en 2005.

Screen Shot 2017-05-02 at 20.16.45

Y, mi favorita de ésta década, sin duda es Jour d’Hermès. Un floral espectacular creado por el genio de la perfumería, Jean-Claude Ellena; el perfume ha ganado muchos premios y es reconocida como una obra de arte de la casa francesa de marroquinería.

¿Alguno de éstos perfumes les recordó a su mamá o su abuela? A mi sí. Y a etapas increíbles de la vida a las que puedo viajar en un instante destapando una botella de perfume.

¡25 años con la revista Allure!

1 Mar

FullSizeRender

Hace muchos años, 25 para ser exacta, estaba yo en Sanborns pajareando como frecuentemente hacía en la sección de revistas, en aquellas épocas la selección de títulos extranjeros era muy decente, no como ahora…

En esa época, nunca había visto una revista dedicada 100% a la belleza y así llamó mí atención la entonces nueva publicación de Condé Nast: Allure. Compré el primer número y resulta que lo tuve guardado todos estos años, me encantó desde la primera vez que la tuve en las manos.

Su formato era más grande, desde ese momento, me volví lectora asidua de la revista; seguía todos sus tips y me fascinaba ver qué productos nuevos llegaban al mercado. Desde entonces, Allure ha sido fiel compañera de viajes, tardes de lectura y té y momentos de relajación dedicados a la belleza.

No saben que divertido fue hojear la revista después de tantos años, los anuncios están increíbles: perfumes que ya no existen, como el de Romeo Gigli o Laura Ashley; marcas de ropa que desaparecieron de pronto, fotos de Paulina Porizkova y Cindy Crawford. ¡Buenísima!

Screen Shot 2016-02-29 at 12.12.14

Hay dos portadas del aniversario número 25: Naomi Campbell, top model y ahora ícono de belleza de una generación y Bella Hadid, modelo y campeona ecuestre que seguramente irá a las olimpiadas de Río de Janeiro. Las fotos fueron hechas por Patrick Dermarchelier, uno de los fotógrafos de mayor trayectoria en el mundo de la moda.

La revista está estrenando editora: Michelle Lee, quien fue editora de Nylon. Linda Wells los hizo muy bien durante muchos años, pero supongo que ahora Allure entra a una nueva era que quiere llamar la atención de lectoras en sus veintes y seguir cautivando al público que no es Millenial.

Me despido lista para leer mi nueva Allure, con Naomi Campbell en la portada.

Belleza con historia: Maison Guerlain

20 Jul

Private Consultation Salon

Guerlain es de las casas perfumeras más antiguas del mundo, ha sido la favorita de reyes, actrices y modelos como Natalia Vodianova. Es la casa creadora de fragancias como Shalimar y Vetiver y productos icónicos de maquillaje como Les Météorites y Terracotta. La Masion Guerlain está en el edificio ubicado en el 68 de la avenida Champs Elysées, uno de los más respetados en el mundo de la belleza, no sólo en Francia, sino en el mundo. Es el lugar donde, en 1914 se estableció una de las casas de belleza con más tradición en el mundo.

Screen Shot 2015-07-19 at 16.29.39

La fachada de Champs Elysées no. 68

Fue Pierre Francois Pascal Guerlain quien, en 1828 en la Rue de Rivoli, en París, fundó la casa que en 187 años ha creado más de 300 fragancias e innumerables productos de maquillaje y cosmética. El perfumista conquistó a la emperatriz Eugenia con la fragancia que este le dedicó a la esposa de Napoleón III en 1853: Eau de Cologne Imperial; a partir de ahí la maison empezó a cobrar fama mundial y le hizo perfumes a la reina Victoria y a la emperatriz austriaca, Sissi.

Durante cinco generaciones, la empresa perteneció a la familia Guerlain, hasta que en 1994 fue adquirida por el conglomerado de lujo LVMH (Louis Vuitton Moët Henessy). Pero no sólo han creado perfumes míticos como Shalimar o Samsara. La marca fue de las primeras en tener una línea de cuidado de la piel basada en la investigación científica, también fueron de los primeros en comercializar el kohl, popular delineador de ojos y los primeros en lanzar al mercado, en 1867, el primer lipstick que venía en barra.

The Ground Floor Boutique

La boutique en la planta baja.

El cuidado de la piel es, sin duda, una de sus especialidades, entre sus líneas más exitosas están Orchidée Imperiale y Abeille Royale, que hace honor a la abeja, emblema e la marca. Su Crème Camphrea todavía está en el mercado y es de los mejores antídotos contra los granitos.

Screen Shot 2015-07-20 at 08.49.27

Los meteoritos son uno de los productos mejor vendidos de Guerlain desde hace años.

Algunas de sus líneas de maquillaje más conocidas y compradas en todo el mundo son Terracotta, creada en 1984 para crear un look bronceado sano y atractivo y Météorites, unas perlas de polvo comprimido con olor a violeta que son el último toque en el maquillaje de cualquier mujer, son como luz en una brocha y se lanzaron en 1987. Ambos productos se venden muy bien hasta la fecha.

Guerlain casa es amante de la calidad y la perfección se ha caracterizado siempre por la belleza de sus empaques; usan dorados y plateados y las líneas son fluídas y sumamente elegantes; su lipstick Exceptional Complete Lip Colour, cuyo empaque incluye un espejo es un accesorio que a cualquier mujer le gustaría tener.

The Winter Garden

La sala llamada “Winter Garden” en la maison Guerlain.

El secreto de las fragancias se pasó de generación en generación; de Pierre Francois Pascal, pasó a su hijo Aimé, luego a su sobrino Jacques y de él a su nieto Jean Paul; bajo su mando, la maison pasó a formar parte de LVMH. En 1889, Aimé creó Jicky, uno de los primeros perfumes considerados como “modernos” por la forma en que sus notas despuntaban: cabeza, corazón y base y por combinar ingredientes sintéticos con los naturales.

Hace poco, el edificio emblema ubicado en Champs Elysées fue remodelado por el arquitecto estadunidense Peter Marino; en la planta baja están las fragancias, el maquillaje y las cremas y en el primer piso el Instituto Guerlain, inaugurado en 1939, donde las clientas de toda la vida van a maquillarse y a hacerse unos faciales espectaculares.

The Restaurant

El restaurante Le 68 Guy Martin, dentro de la maison.

La más reciente añadidura al mundo de la belleza, es el restaurante que abrió en el edificio: Le 68 Guy Martin, donde el chef y el perfumista actual de la casa, Thierry Wasser, se inspiraron en fragancias icónicas para crear platillos como foie gras con vainilla de Madagascar en pasta de hojaldre y macarrones de los jardines de Shalimar.

Wasser reinterpretó recientemente con su versión “Eau Fraiche” un perfume muy exitoso de la marca: La Petite Robe Noire, uno de los mejor vendidos en Francia y en el mundo.

Guerlain es una marca que, sin duda, seguirá dando motivos para que adoremos aún más sus originales perfumes, su maquillaje divino y sus fantásticas cremas.

Una rosa es una rosa

20 Jan
IMG_4176

Elisabethan Rose, de la casa inglesa de fragancias Penhaligon’s

Bien decían las abuelas que, hablando acerca de moda y tendencias, todo vuelve. Un aroma que cayó en el olvido durante mas o menos veinte años, entró a una nueva época de auge en el mundo de la belleza: la rosa. Esa flor que nos encanta oler y recibir es el ingrediente principal de perfumes, aceites, mascarillas y cremas que te conquistarán por su delicioso –e inconfundible– aroma.

Cuenta la leyenda que cada vez que Cleopatra veía a Marco Antonio, ella mandaba cubrir el lugar de sus encuentros con una gruesa alfombra de pétalos de rosa para que, al oler el perfume de la flor, él se rindiera a los encantos de la egipcia.

La rosa, una de las flores más populares del mundo –quizá porque es la que se asocia con el amor– ha disfrutado de periodos de gloria y de olvido en el mundo de los productos de belleza. Hoy, la rosa está de moda, regresó con fuerza a perfumes, aceites, mascarillas y cremas, entre muchas otras cosas.

Se dice que el primero en extraer el preciado aceite –o esencia– de la flor fue el médico persa Avicenna, en el siglo X, a él se le acredita la creación del agua de rosas. Fueron los persas, los egipcios y los indios los primeros que usaron aromas para “adornarse”.

2_GRASSE_ROSA CENTIFOLIA HARVEST_08

Foto: cortesía Chanel

Pocos saben que fue Josefina, la esposa de Napoleón, la responsable de poner de moda el aroma a principios del siglo XIX; casualmente, su tercer nombre era Rosa y creó el que durante muchos años sería el jardín con más variedades en Europa. En la era victoriana, el olor fue el más popular en Inglaterra. En el siglo XX tuvo altas y bajas, se usaba en lipsticks, bálsamos, talcos y cremas; en 1975 el hit fue el perfume Tea Rose, pero se podría decir que el aroma de las rosas fue quedando en el olvido en los noventa, después de varios años de éxito de París, de Yves Saint Laurent, fragancia que fue lanzada en 1983.

Red Roses

Red Roses, de Jo Malone

La actual generación de veinteañeras no conoció perfumes con rosa y las mujeres de 40 pueden o no asociar ese olor con las abuelitas; lo que es cierto es que, recientemente, las ventas de perfumes que huelen a rosa es la locura, los grandes perfumistas han lanzado fragancias con el aroma, entre ellas Evening Rose, de Aerin; Rose d’Arabie, de Armani Prive o Café Rose de Tom Ford. Jo Malone tiene una que huele sólo a rosas: Red Roses –una delicia–, al igual que Une Rose de Frédéric Maillé; Acqua di Parma presentó hace poco Rosa Nobile y Valentino, Rosa Assoluto.

Los buenos perfumes usan como ingrediente esencia de rosas pura, un aceite que sólo se puede extraer de tres variedades de rosa: damascena, de mayo y centifolia; se necesitan dos mil flores para generar un gramo de esencia, por eso es tan precioso y caro.

El proceso de recolección es interesante, tiene que empezar antes del amanecer y terminar a las 10:30 am, horas en que la fragancia natural está más concentrada en los pétalos. Después se congelan y posteriormente son destiladas. Es en Grasse, Francia, donde se cultiva el mayor número de rosas destinadas a producir esencia para perfumes, principalmente cultivos de rosa centifolia o damascena. Marruecos también es un gran productor de la flor.

5_GRASSE_ROSA CENTIFOLIA CONCRETE AND ABSOLUTE_04

Esencia de rosa producida en Grasse, Francia / Foto: cortesía Chanel

El olor a rosas es clásico, por supuesto, pero creo que es un respiro ante todas esas fragancias afrutadas y sintéticas que han invadido el mercado desde que fue posible replicar los aromas naturales en un laboratorio; esos perfumes de celebridades que nacen de un día para otro, de la misma forma en la que desaparecen. Los perfumistas de verdad pasan horas eligiendo los mejores ingredientes para sus fragancias, cuidan las esencias y las quieren, las tratan con cariño pues entienden lo extraordinarias y preciosas que son, así nacen los perfumes buenos, con flores de primera que son cosechadas especialmente para que se extraiga de ellas la preciada esencia.

La rosa es elegante, dulce sin caer en lo empalagoso o vulgar, sobria y relajante, es capaz de calmar la piel y alegrar un cuarto con su aroma único, tan característico. Amamos las rosas, que bueno que regresaron –reloaded– a nuestra vida.

1_GRASSE_ROSA CENTIFOLIA_02

Foto: cortesía Chanel

Chanel lo hace otra vez: The One That I Want

15 Oct

noname

Aquí les dejo el film de Chanel No. 5 protagonizado por Gisele Bündchen y dirigido por Baz Luhrmann: The One That I Want, está espectacular.

La belleza de Gisele a todo lo que da, creo que es de las veces que más guapa sale, su wet suit blanco y negro, la tabla negra, una casa divina, el perfume, una sesión de fotos y, lo que más me gustó –además del actor Michiel Huisman, a quien has visto en Game of Thrones– el cover de la canción de Vaselina, You´re The One That I Want.

Y, obvio, el film es una historia de amor. Ya no les cuento mas, mejor vean el video:

The One That I Want, by Chanel