Archive | Experiencias RSS feed for this section

Beauty and the Brits

9 Oct
IMG_3750

Labios hechos con lipsticks de Charlotte Tilbury, en Selfridges.

9 de octubre, 2014

Inglaterra… ese país donde las cosas funcionan al revés: se maneja por el lado izquierdo de la calle y las llaves de agua se abren de distinta forma que en el resto del mundo; tienen fama de tener una de las peores gastronomías del planeta (fama nada más, la cocina británica ha mejorado considerablemente en los últimos años y, gracias a los inmigrantes, se come de maravilla) y –esta es observación mía y sólo mía– tienen los dientes chuecos y nadie te ve raro en la calle si sales en la mañana sin peinarte, el “look almohada” es bastante común en hombres y mujeres.

De ahí son originarias las “English Roses”, ¿qué es eso? Una inglesa con la piel blanca como la porcelana que se ve naturalmente “rosita”, como si se hubiera aplicado un poco de blush. Antes se asociaban con la aristocracia, son esas mujeres que parece que flotan cuando caminan, extra femeninas y discretas. Una English Rose, realmente necesita muy poco para verse bien. Piensa en las actrices Kate Winslet, Keira Knightley y Kristin Scott Thomas o en las top models del momento: Cara Delevingne o Edie Campbell; Lady Di es también un muy buen ejemplo de una.

Hace un tiempo viví en Londres y me di cuenta de algo: las mujeres o son extremadamente arregladas o no se ponen ni brillito en los labios, como diría mi madre: “como jícama sin chile”. El punto es que tienen de las mejores tiendas especializadas en belleza, así como fantásticas líneas de maquillaje y –créanme– las que siguen las tendencias, lo hacen al pie de la letra e invierten tiempo y dinero en verse divinas.

Stiletto Nails

La forma de uñas de moda en Londres: almendra o “Stiletto Nails” / Foto: Pinterest

¿Qué me llamó la atención esta vez? Ahí sí usan el delineador de “gatito” a todo lo que da, lo llevan de forma poco discreta y, la verdad, se les ve súper bien. Llevan las uñas muy a la moda, colores de temporada y esa forma muy ochentera, de almendra, bastante puntiagudas. Tienen unos nail bars fantásticos. En el Reino Unido hay varios paraísos de belleza, desde las democráticas cadenas Boots y Superdrug, pasando por el Beauty Hall de una de sus tiendas departamentales más famosas: Selfridges y las mega “posh” (fresas) tiendas de Neal´s Yard, Molton Brown y Space NK Apothecary.

Boots

Vamos por partes. Boots y Superdrug son farmacias grandotas que tienen todo: desde shampoo y lo último en maquillaje hasta sándwiches y bebidas. Ahí encuentras marcas como la muy inglesa Rimmel, L’Oréal, Tresemme, Revlon… Una entrada a Boots es peligrosa para el bolsillo, la libra esterlina es la moneda más fuerte del mundo y te quieres llevar todo; ahí compré el último lanzamiento de L’Oréal: Brow Artist Plumper, un producto para darle forma y color a las cejas y tupirlas, esperemos que llegue pronto a México.

IMG_3752

El mostrador de Shu Uemura en el Beauty Hall de Selfridges.

El Beauty Hall de Selfridges, en el corazón de Londres, es mi lugar favorito del mundo para probar y comprar cosas de belleza, no sólo tiene nuestras marcas de siempre: Clarins, Chanel, Lancôme, Nars; también tiene marcas que desafortunadamente no encontramos aquí en México, entre ellas la fantástica Shu Uemura (japonesa), Aesop (australiana), Annick Goutal (francesa), Bond No. 9 (americana), Caudalie (francesa), Eve Lom (inglesa), Illamasqua (inglesa), Molton Brown (inglesa) y la más famosa del momento: Charlotte Tilbury, también inglesa, ella es una maquillista que lanzó su propia línea y que produce una crema que todas las modelos del momento usan: Charlotte´s Magic Cream, una humectante anti edad muy ligera que promete hidratar hasta a las pieles más sedientas. El mostrador de Charlotte tenía cola para que la gente probara sus productos, increíble.

IMG_3757

Selfridges es la tienda que lanzó en exclusiva el barniz de uñas del zapatero Christian Louboutin, quien creó su línea hace poco, su color más vendido es el rojo con el que pinta las suelas de sus zapatos. El empaque es una belleza, simula un stiletto y el precio… alto: 36 libras (MX$810).

IMG_3731 IMG_3774

Las boutiques de belleza más chic están en el Reino Unido: Neal´s Yard, una marca que usa ingredientes 100% naturales y orgánicos desde hace años, mucho antes de que el tema se pusiera de moda. Sus cremas son una delicia, su línea de rosas es fantástica y sus aceites esenciales un lujo. Molton Brown es una marca de jabones, perfumes y cremas, todas huelen delicioso, cuidan la piel y tienen una presentación muy linda. Mi otra consentida es Space NK Apothecary, una tienda que tiene las mejores marcas de belleza a nivel internacional, ahí tienen Eve Lom, Kiehl’s, Bumble & Bumble y la nueva marca de la esposa de Bono: Nude.

IMG_3733

Fresh, marca estadounidense, tiene boutique en el área de Marylebone, se volvió una de las consentidas de los ingleses. Su limpiador de soya y sus humectantes de labios con color (Sugar) son una maravilla, aquí en México la encuentras en Sephora.

Burberry

Si no tuviste suficiente con Selfridges y las boutiques independientes, date una vuelta a Covent Garden, donde Dior, Chanel y Burberry tienen sus tiendas dedicadas totalmente a la belleza, una al lado de la otra, para que no te canses buscándolas por toda la zona. Eso es un poco la belleza en Inglaterra, las mujeres tienen un estilo muy vanguardista y particular, no le tienen miedo a innovar ni a gastarse miles de libras para verse espectaculares.

De spas, masajes y las delicias de Cinq Mondes

4 Sep

visage avec logo

En un post anterior les había platicado que hace poco llegaron a México los productos de spa franceses de la marca Cincq Mondes, estos me conquistaron desde el primer aroma, les reseñé el exfoliante de semillas y flores Reseña productos Cinq Mondes –una maravilla– y el Huile Somptueuse de l’Orient, para hidratar la piel deliciosamente después del baño.

Y como me quedé con ganas de más y de conocer un masaje inspirado en una técnica japonesa –y sentirme momentáneamente como una geisha– hice una cita en el spa del hotel Las Alcobas para irme a consentir un poco con Cinq Mondes. Fue así como conocí el Ko Bi Do, masaje ancestral anti edad que actúa visiblemente en las arrugas y aporta luminosidad y firmeza al rostro.

Se inspira en el tratamiento ancestral japonés Ko Bi Do, un lifting manual muy poderoso que trabaja en el contorno de ojos, la boca, la cara, el escote y los brazos. Durante el masaje, aplican la técnica de Dermapuntura que consiste en trabajar con la yema de los dedos en puntos clave de energía vital de la cara y el cuerpo. Ello devuelve resplandor y juventud a la cara mientras relaja y reduce los niveles de estrés. El masaje es una mezcla armoniosa de toda una paleta de técnicas de Dermapuntura.

El Ko Bi Do se puede traducir del japonés como “el camino tradicional de la belleza”, originalmente sólo podían hacérselo las geishas. Este masaje en la antigüedad se consideraba como un medio de prevención que permitía conservar la juventud del rostro; practicado de forma regular, el Ko Bi Do alisa de manera evidente los rasgos del rostro gracias a la estimulación de fluidos, músculos, nervios y meridianos de la cara. Estimula la circulación energética del rostro y del cuerpo entero, libera tensiones musculares de la cara, cuello y busto para devolver suavidad y elasticidad a la piel; por si fuera poco, también estimula los meridianos energéticos musculares de la cara para luchar contra las arrugas y alisar los rasgos, elimina toxinas y tonifica los músculos del rostro. En pocas palabras, ¡es una maravilla!

Yo me hice el masaje de 90 minutos (MX$2,300) y lo disfruté como nada; el tratamiento tiene varias etapas que aquí les platico:

Pluie des fleurs

Morí de amor por este producto: Pluie de Fleurs o “lluvia de flores”, un tónico con el aroma más rico del mundo.

  1. Purificación de la piel: me desmaquillaron con el agua micelar Aux Cinq Fleurs, mi piel quedó limpia y lista para el tratamiento, posteriormente, me rociaron un poco de Pluie de Fleurs, un tónico que huele delicioso y me hizo sentir en el paraíso.
  2. Hidratación: inició así un facial en el que se elige el tratamiento adecuado al tipo de piel, a mi me aplicaron la Concentré Précieux, que es un anti-edad global.
  3. Masaje Energético Ko Bi Do: me lo hicieron con el Suero Rico de Juventud, mi terapeuta, Rosi, empezó a dar pequeños y suaves “pellizcos” en toda la cara. Posteriormente comenzó a aplicar técnica de Dermapuntura, presionando puntos clave en la cara.
  4. Mascarilla de Esencias Preciosas: me la pusieron terminando el masaje para que hiciera efecto mientras Rosi se ocupaba de mis hombros, espalda, brazos y pies. La mascarilla ilumina y regenera la piel con suavidad; es exclusiva de Cinq Mondes para sus spa en el mundo.
  5. Masaje Drenante: finalmente, me hicieron un masaje linfático para eliminar toxinas y oxigenar los tejidos.

Tristemente todo llega a su fin y no me quería levantar de la camilla, Rosi tiene manos de ángel y me dejó relajada cual muñequita de trapo. Mientras estaba en el spa me puse a curiosear en el menú de tratamientos de Cinq Mondes y me llamó la atención el masaje Sublimador de rostro de 90 minutos (o Ritual Cinco Flores), inspirado en un ritual balinés (MX$1,900). También se me antojaron los tratamientos de cuerpo: el Relajante de piernas de 45 minutos (MX$1,100) suena fantástico, al igual que el Exfoliante Resplandor Papaya (MX1,100).

Al día siguiente del Ko Bi Do note la piel de la cara mucho más tonificada e hidratada, es de los mejores tratamientos de spa que me he hecho en mi vida, juro que no exagero.

Me queda claro que tendré que volver a Las Alcobas a seguir conociendo el delicioso mundo de Cinq Mondes.

IMG_3481

La cabina del spa del hotel Las Alcobas, lista para hacer el tratamiento Ko Bi Do con los productos y técnica de Cinq Mondes.

 

Bienvenue au Mexique, Cinq Mondes

5 Aug

IMG_2879

Descubrir una nueva marca me fascina, especialmente cuando esta encierra un mundo de fantásticos productos de cuidado para la piel que hacen del bienestar una prioridad. Hay nombres que todos conocemos y son fantásticos, pero hay marcas que sólo se venden y usan en los spas más reconocidos del mundo; Cinq Mondes es una de ellas.

En 2001 un hombre llamado Jean-Louis Poiroux abrió en París un spa que muy pronto se volvería el favorito de muchos parisinos, sus tratamientos y productos fueron creados por Poiroux quien se inspiró en rituales de belleza de lugares como Brasil, Marruecos, Egipto, Tailandia, Japón, China, India e Indonesia, entre muchos otros lugares. Ahora, los conocedores saben que Cinq Mondes ofrece los productos y rituales más deliciosos cuando de spas se trata.

Actualmente Cinq Mondes tiene spas en Francia, Bélgica, Mónaco, Suiza, Marruecos, Egipto y uno en Estados Unidos, en Carmel, California. La buena noticia es que la marca francesa líder llega a México al spa del hotel Las Alcobas, en Polanco, en el corazón de la Ciudad de México.

Los olores de sus productos conquistan a la primera, son especiales y se nota que están creados con cuidado y poniendo mucha atención a los detalles. Hay mascarillas, cremas, aceites, body splashes, exfoliantes… Si de mejorar y embellecer la piel y consentir al espíritu se trata, Cinq Mondes lo tiene.

Yo probé el aceite Rituel du Hammam, Huile Somptueuse de l’Orient (MX$1,100), inspirado en los rituales de las mujeres árabes despés de bañarse en los baños tradicionales de Oriente Medio; es un aceite que se usa inmediatamente después del baño y deja la piel suave con un delicioso aroma a canela, eucalipto y cedro. También usé el Exfoliant Graines et Fleurs (MX$720) y me fascinó, sus gránulos exfoliantes hechos con semillas son súper finos y no lastiman la piel, además de que huele a flores, está inspirado en rituales de belleza balineses del siglo XVII . Ambos productos son una maravilla.

Muy pronto iré a investigar en que consisten los rituales que trajeron a México, ¡los mantendré informados! Estos hallazgos hay que compartirlos.

IMG_2732

 

 

 

Fantástico colágeno de Cellcosmet

20 Feb

Caja Cellcollagen[1]

Hay pocos productos que en realidad me sorprenden. Este post hablará de uno de ellos: CellCollagen Eye Treatment Mask de la marca suiza Cellcosmet; es una mascarilla aplicada con “parches” que ataca los problemas que nos preocupan alrededor de los ojos: arrugas, hinchazón, deshidratación y otros más.

Llegué yo muy fresca –y sin maquillar, no se burlen de las fotos– al mostrador de Cellcosmet para la aplicación de mi prueba: aplicas los parches en la parte de debajo de los ojos durante 20 minutos; una vez transcurrido ese tiempo, al mismo parche le das la vuelta y en la parte que no había estado en contacto con tu piel, la aplicas sobre la parte de arriba de los ojos, tapando las cejas y un poco de párpado. Ahí los dejas 15 minutos; te los quitas y los tiras a la basura.

Image

Los parches los dejas 20 minutos en la parte de abajo de los ojos

Me impactaron los resultados, mi piel quedó lisa, tensa e hidratada. Los creadores recomiendan usar el tratamiento cuando necesites resultados inmediatos. En la caja (MX$6,500) vienen cinco sobres con dos mascarillas cada uno. Sólo sirven para una aplicación. Los puedes usar cinco días seguidos, cuando tienes algún evento importante y quieres llegar radiante; o un sobre a la semana, para dosificar los beneficios.

Image

Foto justo antes de la aplicación de la mascarilla.

Image

Foto tomada inmediatamente después de quitar los parches.

Este fantástico tratamiento tiene biomatriz de colágeno ultra puro, enriquecido con un complejo oligopéptido extraído de la semilla de hibiscus, estos ingredientes en su nivel más puro logran un efecto relajante de las líneas finas de expresión y arrugas; según dicen, similares a los que produce el Botox (yo nunca me he puesto Botox, no podría opinar).

Cellcosmet es una marca suiza, exclusiva de Saks Fifht Avenue, especializada en cosmética celular; cada uno de sus productos tiene como respaldo años de investigación y los ingredientes más puros. Las células son incorporados a los tratamientos; estas logran que la piel produzca resultados increíbles.

Conoce Cellcosmet, es una línea maravillosa que muy pocos conocen; su línea de hombre: Cellmen es de mis favoritas para el cuidado de la piel masculina.

Los hombres y el “grooming”

17 Feb
Image

Foto: Pinterest

Hay un tema que me llama mucho la atención: al menos en México, que un hombre use cremas y se cuide la piel es equivalente a ser “gay, vieja o metrosexual”… Me cuesta trabajo creer que en esta época haya gente que piense así, pero bueno, cada quien es libre de pensar lo que quiera (me imagino perfecto a los señores que se ven intimidados por los productos de belleza teniendo diálogos machistas como este: “No m’ijo, echarse cremas es para viejas, ni se te vaya a ocurrir, qué van a pensar de ti”).

Me parece muy triste, por no decir idiota, que la masculinidad de un hombre se vea amenazada comprar y usar una crema hidratante (o una de ojos, o una para las ojeras). Que inseguro de sí debe de ser alguien que se siente menos por ponerse protector solar o una crema anti arrugas. Para mi, que un hombre se cuide la piel es tan básico como usar desodorante y lavarse los dientes. Punto.

En general, con excepciones muy valiosas, a los hombres no les gusta que los vean comprando productos de belleza que no sean “los del super”, esos sí se vale que los compren ellos, no pierden masculinidad echando al carrito un desodorante o una espuma para afeitar. Su virilidad está a salvo.

La realidad es que los hombres, sin importar estrato social o nivel económico, voltean a ver cada vez mas a los productos de belleza diseñados para ellos; cosas que hagan que el afeitado sea menos irritante, que no brillen como focos pues su piel es grasa, que les de protección solar sin sensación grasosa. Productos que ayudan a que se vean y se sientan bien.

Me encanta que hombres muy masculinos –sin importar su orientación sexual– se acerquen a mi y pidan consejos acerca de que línea de cremas les recomiendo para su tipo de piel, son tan seguros de sí mismos que no sienten su hombría amenazada por ir a una tienda y probarse distintos productos. Soy de la idea de que si te gusta, úsalo, si no te gusta, no lo uses; pero no hay que sentirse intimidados por el “que van a pensar de mi”.

Image

Foto: Pinterest

En el mundo de cosmética para hombres, la acción de cuidar la apariencia y la higiene se conoce como “grooming”. Las publicaciones especializadas tienen guías, tips y listas de productos nuevos. A los hombres también les gusta cuidarse, verse bien y oler rico; no hay nada de malo en eso.

El miedo a las cremas es algo que poco a poco empezará a quedar atrás; cuidarse no será una cuestión de género, sino de bienestar en general. No hay que perder de vista el maravilloso mercado de los productos de belleza para hombre; hay unos fantásticos que te hubiera gustado conocer hace mucho tiempo. Y esa tendencia apenas está empezando en México, en países como Estados Unidos o en Europa cuidarse es un tema que, de tan común, ya no provoca polémica o discusiones.

¿Te da curiosidad? Ve a cualquier tienda y pregunta que línea de belleza de hombres tienen disponibles. Todas estas me parecen buenísimas: Kiehl’s, Biotherm Homme, Vichy Homme, Lancôme Homme, Cellmen, Lab Series for Men, Jack Black, Clarins Men, Clinique Skin Supplies for Men y muchas más que hay disponibles en farmacias y en el super, para todo tipo de necesidades y presupuestos.

¿Te da curiosidad, pero no tienes tiempo de ir a escoger los productos ideales para ti? Háblame y yo hago esa chamba: te pregunto tus necesidades, hago una evaluación, quedamos en un presupuesto y tu recibes una canasta con productos en tu casa u oficina.

Y tu, hombre seguro de ti mismo, ¿qué productos de belleza usas? Me encantaría saber.

De salones (y torturas) de belleza

29 Jan
Image

Foto: Pinterest

Lo se, toda mujer adora ir al salón de belleza y pasar horas ahí sentada… “Es terapéutico”, dicen unas, “me relajo” dicen otras. Les tengo noticias, y se que está muy mal que yo lo diga, pero detesto –odio– ir al salón. Nunca me ha gustado, nunca me gustará, lo hago porque no queda de otra y porque uno dedicándose a dar asesorías de belleza, tiene que estar medianamente presentable todo el tiempo.

Tengo mis razones, no crean que es berrinche; se las platico: De entrada, heredé el cuero cabelludo sensible de mi padre. No tolero que nadie me cepille la cabeza, a eso súmenle el trauma infantil de cuando mi madre me peinaba como “príncipe valiente”, corte también conocido como el de “basinica” y se tardaba horas en alaciarme el pelo para algún magno evento. Todo acababa en lágrimas, gritos y uno que otro cepillazo.

En la adolescencia, las hormonas lograron que mi pelo lacio se ondulara y luego, se enchinara sin control; así que cada fiesta, boda o bautizo, iba al salón a que me alaciaran. Fueron muchas veces, qué les digo… Horas y horas soportando que me jalaran el pelo con un cepillo redondo. Cabe mencionar que actualmente sólo me alacio para “las grandes ocasiones”, es decir, como dos al año.

En la universidad fui con una estilista que juró que me haría el mejor corte para pelo chino, decidió que era una buena idea cortarmelo como hombre, chiquito… Desastre total, lágrimas e insultos: parecía micrófono. Mi “afro” competía con el de Donna Summer en sus días de gloria y además, ¡me cobró una fortuna! Fue un drama, sin contar con los cuatro años que me tardé en que el pelo me llegara a la barbilla.

Normalmente me pinto el pelo yo sola, pero es bueno hacerlo con un profesional de vez en cuando. Me pone de malas estar sentada con cientos de químicos en la cabeza que hacen que me de mucha comezón. Ya para la tercera TV Notas leída, el olor a amoniaco se te impregna hasta en las pestañas, la cabeza pica y ya me dio frío con la horrenda batita que te tienes que poner… y sólo han pasado 20 minutos.

El manicure… me estresa sobremanera que alguien me pueda cortar con unas tijeritas; ya del tiempo que se tardan en secar las uñas ni hablamos (benditas maquinitas estas que secan en segundos). De-ses-pe-ran-te ¿Quieres que una mujer se vuelva muy torpe con las manos? Píntale las uñas… los movimientos que hacemos para sacar la cartera de la bolsa y pagar el servicio son de antología. ¡Carajo! ¡Ya me la rayé!

¿Ya ven? Son razones sólidas y válidas. Estoy convencida de que el alaciado exprés es casi el mejor invento de este siglo; en menos de 30 minutos salgo feliz con el pelo muy lacio; estar quieta durante mucho tiempo no se me da y, seamos honestas, no hay silla cómoda en un salón de belleza. Punto. Fin de la discusión.

Tengo que aceptar que hay algo que no me molesta tanto en el salón: el pedicure. Pero tiene que se un lugar especial, con asientito cómodo con masaje, mesa para el café, wi-fi disponible, masajito en los pies y una pedicurista con manos de ángel que no me haga sufrir.

¿Odiar el salón de belleza me hace ser menos mujer? No creo. Mujer rara, tal vez. Creo que el amor a ese lugar viene incluído en el disco duro femenino, a mi de plano no me instalaron ese programa.

Termino con una anécdota de mis abuelos:

-¿A dónde fuiste?, preguntaba él.

-Al salón de belleza, contestaba la abuela.

-¡Ah! Veo que lo encontraste cerrado.