Las flores de Flores

6 Apr

thumb_IMG_6130_1024

Artículo previamente publicado en la revista Gentleman 

Ser el único perfumista latinoamericano reconocido en la arena de la alta perfumería mundial, no es cualquier cosa. Rodrigo Flores Roux estudió en Francia y ha trabajado para empresas líderes en el mercado de la creación de aromas y para firmas como Dolce & Gabbana, Arquiste y Tom Ford. Conoció a Carolina Herrera (hija) en un elevador y, además de trabajar con ella, la admira enormemente y la considera una gran amiga. Rodrigo nos cuenta un poco de su impresionante trayectoria y cómo fue la experiencia de hacer dos perfumes para la nueva colección de House of Herrera: Herrera Confidential. (Aquí puedes conocer la línea completa)

Cuéntanos Rodrigo, ¿Cómo llegaste al mundo de la perfumería?

Desde niño me apasionaban los aromas. Estudié biología en la UNAM, pero no terminé pues me aceptaron en la escuela de perfumería Isipca, que está en Versalles, en Francia. Ahí estudié durante dos años y regresé a México a trabajar en International Flavors and Fragrances (IFF) donde estuve cinco años. Ellos me llevaron a la casa matriz de Nueva York. Actualmente soy vicepresidente de creación de la casa suiza Givaudan, el proveedor de fragancias y sabores más grande del mundo; en enero cumplo 25 años de ser perfumista y 20 de haberme ido a vivir a Nueva York. En esos años he tenido el privilegio de trabajar con marcas internacionales de abolengo y tradición.

¿Qué significa para ti ser mexicano?

Me llena de orgullo. Pongo un poco de México en todos mis perfumes: su colorido, botánica, historia; si no es el nardo es el cempasúchil o una poesía de Carlos Pellicer. México es una gran fuente de inspiración para mi y eso hace que mi trabajo tenga un sello específico. Además, soy el único perfumista nacido al sur del río Bravo que trabaja en perfumería fina, eso también es un orgullo para mi.

¿Cómo llegas a House of Herrera?

Siempre quise trabajar en esa marca; en los últimos años me he especializado en perfumería artística o de autor y en Herrera Confidential, querían enfocarse en mi trabajo floral. Trabajamos juntos en los perfumes de la flor de naranjo y en el de nardo. La naturaleza del proyecto dictaba fragancias de muy alta calidad por lo que fue un proceso largo con un nivel de exigencia alto. Trabajé con Elizabeth Vidal, perfumista interna del grupo Puig; paralelo a eso, yo conocí a Carolina (hija), en el elevador de mi oficina, ella iba a Puig que está en el mismo edificio. Nos vimos después en México y me pidió que la llevara al mercado de Jamaica, le dije que fuera en “estilo relax” y se presentó con un vestido de flores y zapatos de tacón, pero ahí anduvimos de arriba a abajo. Fuimos a ver las flores, el mole, los chiles y muchas cosas más, quedó feliz.

 

Cuéntanos de tus dos creaciones par Herrera Confidential.

Por ser florales, están muy cerca de mi corazón. Nerolí Boheme es un perfume cítrico; crearlo fue una cuestión personal pues en casa de mi papá hay un naranjo que da una flor muy aromática y eso lo tuve presente. También lleva salvia y extracto de jazmín; es un perfume muy matizado que se percibe como una colonia, pero que da un kilometraje extraordinario. Herrera Tuberose fue un reto pues el nardo es la flor estandarte de la casa Herrera. No querían la flor viviente, sino un aroma icónico. Creamos un acorde perfumístico con pequeños toques retro. Inserté el nardo sensual en plena flor y quedó la manifestación de una flor sobre la mujer que representa el mundo de alta costura de Carolina Herrera.

thumb_IMG_6134_1024

¿Cuál es la flor que más te gusta cómo huele?

La magnolia que, por cierto, es de origen mexicano. Es una de las flores más difíciles de reproducir, tiene una química muy específica pues es un árbol prehistórico que se relaciona con el limón, la rosa y el jazmín, pero no es ninguno de esas. Es casi imposible de reproducir. La madreselva me fascina, no tenemos en perfumería los elementos para crear una madreselva perfecta; en el Pedregal en la Ciudad de México, se captura ese olor divinamente por las noches. También adoro el jazmín y las gardenias.

¿Qué fragancia de Herrera Confidential funciona bien en un hombre?

Creo que Neroli Boheme va a ser un éxito, pues tiene ese encuentro con olores de colonia de la infancia. Pero para la gente atrevida –a mi me gustan las flores en hombre– me encanta el Herrera Tuberose; huele fantástico en un chico.

thumb_IMG_6271_1024

 

¿A qué huele el hombre mexicano?

Los mexicanos somos muy pulcros; el hombre mexicano huele a limpio. Tiene un olor jabonoso muy agradable. Nos encantan las lociones de olores amaderados; esa es una imagen muy latina, con un pequeño dejo de tabaco y cuero.

¿El olor que más te desagrada?

El del tabaco masticable, da muy mal aliento y lo hueles a distancia.

¿Qué opinas de los perfumes de creación exprés?

Lo he dicho antes, he propuesto una pausa en esa prisa de creación. Me gustaría que las casas de perfumería analizáramos si el mercado puede aguantar tantas fragancias. Y conste que yo también me declaro culpable, pero el ingrediente que más nos hace falta a los perfumistas es tiempo. Un perfume vive, evoluciona, es entre un ser vivo o una pieza de música y necesita cariño, evolución y desarrollo. El oficio de la perfumería implica introspección, búsqueda y emoción y esas cosas necesitan tiempo; como dicen en EUA: “Stop and smell the roses”, eso es lo que hace falta a nivel mundial.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: